Así se elabora un remedio homeopático.

Posted By Lic. Flory Isabel Meza Calvo | 2 comments


tinturas-madre-130373_240x240

 

Así se elabora un remedio homeopático

Dr. Rafael Mejía Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom). México.
Se va a exponer en forma sencilla y entendible para que los lectores no especializados puedan comprender cómo se elabora un remedio homeopático.
La fabricación de medicamentos homeopáticos utiliza tanto métodos industriales como tradicionales, pero sobre todo requiere profundos conocimientos en Química y Farmacología para alcanzar el resultado deseado: productos seguros, confiables y efectivos.
La Homeopatía no se ha rezagado ante los avances tecnológicos y científicos de la industria farmacéutica en todo el mundo; al contrario, los ha incorporado sin perder su esencia y se ha beneficiado de los procesos automatizados para incrementar la efectividad de sus remedios.
saludymedicinas.com.mx tuvo la oportunidad de conversar con un testigo y actor importante de este proceso en México, el QFB Carlos Pallares, gerente de Control de Calidad de Schwabe México, importante empresa de origen alemán que elabora medicamentos alopáticos (tradicionales), fitofármacos (a base de plantas) y homeopáticos, estos últimos para Laboratorios Médicor y para exportación.
En el año 2000, relata el entrevistado, “se creó la sección dedicada a Homeopatía en Schwabe México, y fui gerente de Producción en ella. En ese entonces fuimos pioneros en la elaboración de especialidades farmacéuticas homeopáticas con equipos modernos, pues antes sólo se trabajaban a escala pequeña. Actualmente contamos con muchos procesos automatizados y equipo de alta tecnología que no tienen muchos laboratorios en nuestro país”.
Siendo una voz autorizada en la materia, el QFB egresado de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México explica que un remedio homeopático es aquel que se elabora con preparaciones propias de la Homeopatía (tinturas, diluciones, sucusiones, potenciación, trituraciones, etcétera), en general con productos de origen natural.
Sus presentaciones son diversas, pues “prácticamente cualquier forma o especialidad farmacéutica puede emplearse en Homeopatía: tableta de lactosa, pastillas de azúcar, gragea, cápsula, glóbulo o micro esfera, solución inyectable, oral u oftálmica, jarabe, crema, ungüento, pomada, agua tridestilada y alcohol”.

Materias primas
Los remedios homeopáticos más comunes son los que parten de tinturas, y éstas, generalmente, se obtienen del Reino Vegetal. Para ello se emplea “un proceso llamado maceración, en el cual las plantas entran en contacto con una solución hidroalcohólica (de agua y alcohol) que permite extraer los principios activos. Entonces podemos fabricar la forma farmacéutica que deseamos”.
Así, detalla, un gel o crema utiliza excipientes (sustancias inertes que acompañan al principio activo para darle forma y cohesión, además de que facilitan su absorción) muy similares a los utilizados en productos alopáticos, sólo que el principio activo que se emplea no es un químico sintético, sino un activo de origen natural, por ejemplo, tintura de Árnica, Hedera hélix, Mandragora, Chamomilla. (Estas tinturas todavía no son un remedio Homeopático hasta que complete su proceso de elaboración.)
Otras materias primas que se emplean son del Reino animal y mineral.
En productos de origen animal, entre otros: encontramos:
• Lachesis mutus, que es el veneno de la serpiente cascabel muda
• Spongia tosta, que es una esponja marina que se incinera hasta quedar prácticamente en ceniza;
• Sepia officinalis, que es la tinta de un molusco, y
• Apis mellífica, a base de abejas maceradas.
Entre algunos del Reino mineral tenemos a:
• Hecla lava, que es prácticamente es lava volcánica triturada;
• Silicea terra, que es dióxido de silicio;
• Graphites es el grafito,
• Ferrum metallicum es el hierro, y hasta
• Aurum metallicum, que es una trituración de oro metálico.
Nota: Los remedios Homeopáticos son llamados según su nombre científico.
En fin, Hahnemann decía que todo lo que existe en la naturaleza es susceptible de homeopatizarse, siguiendo el procedimiento científico establecido para crear el remedio homeopático”.
Por supuesto, los productos utilizados deben cumplir los requisitos de calidad y toda la materia prima debe analizarse previamente para asegurar la calidad y la efectividad del remedio homeopático.
En el caso de los productos que se elaboran con materiales de origen vegetal, por ejemplo,, deben obtenerse de plantas preferentemente de cultivo orgánico, es decir, libres de pesticidas, insecticidas o fertilizantes artificiales. Por su parte, los minerales deben apegarse a las especificaciones de la farmacopea nacional (FEUM) o a la de Estados Unidos (USP) para que sean susceptibles de usarse en humanos, sin olvidar que se verifica su contenido de metales pesados y arsénico, además de que se les somete a pruebas de identidad y pureza. Además que deben ser coleccionadas en el lugar, la estación, hora del día o la noche y condiciones que fue recogida la primera vez que se usó para su elaboración y experimentación en seres humanos sanos, según los registros.

Elaboración y trasformación del remedio en Homeopatía.

Existen tres factores de importancia en la elaboración de los remedios homeopáticos, los cuales, de algún modo, son parte esencial de la identidad de esta Medicina. Ellos son
1. la dilución (diluir la sustancia medicamentosa de manera controlada hasta llegar a su punto de uso)
2. la dinamización (que es la forma de impartir la energía potencial a las diluciones para lograr su mejor efecto como remedio).
3. La potenciación (es número de diluciones que posee el remedio homeopático, cuanto más diluidos estén, más potentes son). Ya la experimentación científica ha definido cuáles potencias son más favorables para obtener la curación. ( a la 3era, a la sexta, a la novena, a la 12ava, a la 15 ava, a la 30, a la 200, a la 1.000 potencia, etc.)
En cuanto al proceso de dilución, comenta el Ing. Pallares, debe realizarse de manera gradual. “Por ejemplo, podemos partir de una tintura de Caléndula, la cual recibe el nombre 1x o decimal debido a que, de cada 10 partes, una es de la planta y 9 son de solución hidroalcohólica. Si tomamos 1 mililitro (ml) de la tintura, le ponemos 9 ml de solución hidroalcohólica (en el grado requerido) y luego la dinamizamos, con esto pasamos a 2x. Si tomamos 1 ml de solución 2x, le agregamos 9 ml de solución hidroalcohólica y la volvemos a dinamizar, se convierte en 3x, y así sucesivamente, hasta obtener las potencias que se utilizan”.
Otro método de dilución son las llamadas “CH” o centecimales hahnemaniamos, en las que a la tintura 1era, como primer paso, se toma 1 parte de la tintura madre y se le adicionan 99 partes de la solución hidroalcohólica, se dinamiza, pasa a ser 1CH; a continuación, a la 1CH se le adicionan 99 de solución hidroalcohólica, convirtiéndose en 2CH, y así en lo sucesivamente hasta llegar a la potenciación deseada. “En México las diluciones potenciadas más comunes son las 3x, 6x, 12x y 30x, así como 3CH, 6CH, 12CH y 30CH”, detalla el químico farmacobiólogo.
Por su parte, la forma correcta de dinamizar pequeños volúmenes es usando un envase especial (de preferencia de vidrio resistente, color ámbar) en el que se deposita el líquido diluido. A continuación, apoyando el codo sobre una mesa, se sucusiona el recipiente sobre un cojinete forrado con cuero (piel) en 10 ocasiones para generar energía potencial X (o “energía almacenada”). Y 100 golpes para obtener la potencia llamada CH. Se repite el proceso tantas veces sea necesario para obtener la potencia deseada.
El factor de dilución de cada etapa es, tradicionalmente de 1:10 (potencia D o X) o de 1:100 (potencia CH), aunque recientemente se han realizado potencias, otras entre ellas por ejemplo las potencias LM (factor de dilución de 1:50.000 en cada etapa).
En el caso de procesos a nivel industrial, precisa el Ing. Carlos Pallares, “para realizar la dinamización respetando las reglas de Hahnemann, ésta se efectúa manualmente usando una jarra de acero inoxidable, la cual se golpea sobre un cojinete de cuero (piel) colocado sobre una base ajustable a la estatura del operario, levantando los brazos ligeramente arriba de la cabeza. El recipiente no debe llenarse a más del 60% de su capacidad, y si el volumen requerido de dilución es mayor al que puede contener la jarra, puede dinamizarse por partes hasta completar el total”.
Al preguntarle cómo se integra el remedio homeopático, por ejemplo, a una tableta de azúcar impregnada, el entrevistado señala que la dilución puede emplearse para impregnar la base para compresión, de modo que la humecta con el remedio homeopático potenciado; luego se seca.
En el caso de principios activos no solubles, en forma de trituración, como algunos minerales, se recurre a la técnica de trituración, se elabora la tintura madre, se diluye y se dinamiza a las potencia deseadas, en ella el remedio potenciado se puede combinar con lactosa (azúcar de la leche), tabletas de azúcar, gel, agua hidroalcoholizada o agua tridestilada, etc.
Por último, el Ing. Pallares explica que “cuando se trata del remedio para el paciente, es decir, aquel que el Homeópata elabora en su lugar de trabajo, lo que se hace es disponer de un botiquín que contiene los remedio dinamizados y potenciados que necesita, estos son adquiridos previamente en una farmacia homeopática a nivel nacional o internacional, escoge el remedio , diluido, dinamizado y potenciado a preparar para el paciente y de acuerdo a la escogencia del medio diluyente que definió previamente , que puede ser: tabletas de azúcar o de lactosa, gel, agua hidroalcoholizada o agua tridestilada, impregna el medio diluyente escogido y así queda listo el remedio para el paciente. Un ejemplo si el Homeópata decidió utilizar glóbulos de azúcar inertes, en forma de esfera; para la preparación al paciente, se pesa una cantidad de éstos, se colocan en un frasquito y se les vierte el volumen requerido del remedio potenciado. Luego se agita, se etiqueta Y está listo para ser ingerido, aplicado o inyectado.
Otra opción es llevar la receta a una farmacia Homeopática y se compra el remedio ya fabricado en un laboratorio”.

Garantía de calidad

De acuerdo con el experto, todo laboratorio que fabrica remedios homeopáticos en México o en cualquier país, se debe cumplir con la legislación vigente, cuyos requisitos de calidad son muy parecidos a los que se aplican en el caso de los medicamentos alopáticos. “También cuentan con registro, pruebas de estabilidad que avalan la vigencia de su caducidad y en muchos casos con estudios clínicos; además, por supuesto, deben cumplir con la norma NOM-059, buenas prácticas de fabricación para establecimientos de la industria químico-farmacéutica dedicada a la fabricación de medicamentos, publicada el 22 de diciembre de 2008, en el caso de México”.
En cuanto al riesgo de adquirir remedios homeopáticos piratas, señala que éste es mucho menor que en los alopáticos. “Un remedio homeopático se fabrica con sustancias de origen natural, que no son fáciles de conseguir ni de manipular, además de que resulta poco atractivo económicamente, pues el costo de los remedios homeopáticos suele ser mucho menor que el de los productos alopáticos”.

Al hacer un comparativo entre los primeros remedios homeopáticos que usó su creador Samuel Hahnemann y los actuales, el entrevistado reconoce una gran similitud, en cuanto al procedimiento para su elaboración. Si existe un gran avance tecnológico en cuanto a las presentaciones, como geles, jarabes, grageas, soluciones oftálmicas e incluso soluciones inyectables, que en los inicios de esta Medicina no existían o se manejaban muy poco”.
Además, señala que los métodos actuales para fabricar remedios homeopáticos requieren el desarrollo de técnicas y pruebas que permitan estabilizar el producto para evitar su degradación, pues no hay que olvidar que se trata de principios activos de origen natural que pueden alterarse con la humedad y la temperatura, presentando problemas similares o mayores que las moléculas de origen sintético.
Para finalizar, el Ing. Carlos Pallares indica que se sigue trabajando en el desarrollo de nuevos remedios homeopáticos o se persiguen mejoras en su elaboración. “El reto que se presenta en Homeopatía es en cuanto a la forma de preservar los medicamentos y el conservador que podemos utilizar, pues todo lo que empleamos en la elaboración debe ser natural. Se sigue trabajando en esto y continúa abierta la puerta a las innovaciones”, concluye el experto.

Revisado por Lic. Flory Isabel Meza.
Febrero 2014.

2 Comments

  1. Buen día

    Me comunico para saber si ustedes podrían informarme acerca de la preparación de soluciones oftálmicas. Hay una planta que me aplico con frecuencia para la carnosidad o pterigion, pero quisiera concentrarla en un gotero, puesto que cada vez que me la voy a aplicar, tengo que hacerlo directamente de una hoja de la planta.

    Agradezco de antemano su atención

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *